Que me agarre como un chino a su taza de té.

Con una mano la sostiene por abajo y con la otra la protege como si fuera un pájaro recién nacido.

Advertisements