Search

ROJOTIERRA

son los pasos de mujer cuando la sangre baja a los pies y se hace amor de las raíces por el agua

Month

August 2016

14064165_789035801238971_6239620471054014154_n

Me siento dulce a sus oídos, así que espero conmoverlo. Contarle que como la Tierra tiene jardines en la superficie, así mismo me vería un hijo desde adentro. Animarlo a que respire de mi paraíso y siembre campos enteros, para al fin caer rendido bajo los arboles que hago crecer para su descanso. Espero que me mire cuando le muestre una foto de mi útero por dentro, y finalmente yacer juntos escuchando el viento que lleva las semillas, en silencio.

A.

Advertisements

hoy

Chupar la sabia del presente
Ser madre
Habitar la selva
Ser néctar de todos los días
Ser madreselva

A.

vuelo

Llueve. Me mojo. Corro agitada. Por la edad de hierro, por el barro. Huyo de los perros y los hombres. Una gota se detiene ante mis ojos y los veo en el reflejo: vienen a caballo. La velocidad excita la antorcha de los captores como el agua alimenta mis pasos y hace harapos en mi vestido paisano. Más rápido. Escapo del brillo del hacha y del grito de un orco. Del poder, del bruto, de la regla que sirve de vara. Me ladran y corro del fuego con que quieren abrazarme, hasta que el bosque se vuelve prado, y el prado acantilado. Ante el fin corro más fuerte y salto. La sangre de mis pies me une a la tierra un último instante. Ahora libre. Sólo yo sé dónde caigo.

A.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑