Search

ROJOTIERRA

son los pasos de mujer cuando la sangre baja a los pies y se hace amor de las raíces por el agua

Tag

arbol

6/10

Te alzo hijito, sí. Esclava de tus ojos vidriosos. Se acumulan las preguntas en el lugar de lo indecible. No hay palabras que habiten tan hondo. Te alzo, sí, ama de tu llanto. Camino. Mezco. Canto. Goteo. Blanco, rojo, invisible. Sangro. Brotan delicias a mi paso que habitan en la distancia innombrable entre nuestras pieles. Jardines a mis pies, que no llego a ver. Ando y la tierra me chupa humedades. Ando y tus lágrimas secan. Todo sea por las flores, dicen, por los colores que ves sobre mi hombro. Llego al árbol que guarda el cofre en sus raíces. Soy la madre que se entierra y la hija que se pare a sí misma. Te acuno, hijita, de nuevo. Que tanto andar el camino al árbol quizás no muera la próxima y en cambio encuentre un tesoro. O de tanto caminar pueda marcar un cauce y el río al fin fluya.

 

 

3/10

hay piedras en el río. un cauce desviado. una curva cerrada, un árbol en la orilla. mis dedos flotan en el aire. se mueven por caminos invisibles que van en una dirección pero no en otra. hay intenciones, correspondencias, conclusiones. flores secas en los aviones. un sueño, una palabra olvidada en medio de la noche. por algo una estrella llama mi atención y las hojas de la acacia no dejan de llover sobre mis manos. oro escurre entre los dedos. la pregunta en presente. ¿cuántos años hace que siento? dudo. miro al cielo. llevo raíces  y cicatrices. ¿a quién pertenezco? por algo el corazón late más fuerte. por algo, también, cayó esa última gota y el océano rebalsó justo a tiempo.

Blog at WordPress.com.

Up ↑